10 de noviembre de 2015

ENTREVISTA: IVÁN CORTÁZAR NOS HABLA DE "YURI & THE FLYING SQUID".

Hoy entrevistamos en Soñando Cuentos al polifacético Iván Cortázar, que nos habla de su último proyecto relacionado con el mundo infantil. Iván nace en Bilbao, en 1975. Aunque sus inicios laborales se movieron en el mundo empresarial, tras cursar un máster en Fotografía y Vídeo en la Universidad neoyorquina SVA decidió cambiar su futuro y dedicar su energía por completo a su pasión: contar historias a través del lenguaje visual, graduándose en 2005 con el cortometraje "Una historia de invierno". 

Tras varios éxitos relacionados con la fotografía, el videoarte y el cine, como su sugerente cortometraje experimental "Una historia de invierno", u otros premiados como "Desastre(s)", "Desenlace" o "Me aburro", Iván Cortázar ha logrado prestigio internacional mostrando sus vídeos, piezas de instalación y cortometrajes a nivel internacional.

Pero hoy Iván llega a Soñando Cuentos para hablarnos sobre un interesante proyecto relacionado con la literatura infantil y las Apps: una serie de cuentos personalizados titulados "Yuri y El Calamar Volador".



Os dejamos con su entrevista:

1. ¿Cómo surgió la idea de crear app "Yuri y El Calamar Volador en La Isla de Las Tortugas"?

La idea ha ido surgiendo a borbotones. Hace ya muchos años estaba buscando nombre para mi empresa de servicios cinematográficos y a mi novia (ahora mujer) se le ocurrió el nombre de «El Calamar Volador». Pensamos en el logo de un niño con una cometa en forma de Calamar, pero cuando pensé en la cara de los posibles clientes recibiendo una factura de «El Calamar Volador» dije, esto no puede funcionar, no es serio. Así que dejé el nombre aparcado.

Muchos años más tarde, ya siendo padre de mi primer hijo Yuri, llevaba a mi
madre al aeropuerto, y en esos momentos donde vas conduciendo y tu mente esta aburrida me empezó a venir la idea de un niño y su amigo El Calamar Volador que iban de isla en isla en busca de aventuras; un poco inspirado en Ulises o Don Quijote y Sancho Panza.

En cuanto llegué a casa me puse a escribir frenéticamente ideas, historias, notas, e incluso dibujé un boceto de Yuri y el Calamar Volador.  A la noche mandé un email a mi madre contándole la idea y le dije que iba a buscar ilustradores estudiantes de mi universidad con los que poder colaborar y hacer una serie de cuentos infantiles. Al día siguiente, con gran sorpresa veo que mi madre me ha mandado unos bocetos muy mejorados de los personajes, y así, instantáneamente mi madre se ganó las oposiciones y desde entonces llevamos dos años colaborando en esta nueva aventura.

La idea de la app surgió en la ducha; el mejor invento para la inspiración, por lo menos para mí. Ahí se me ocurrió combinar los cuentos infantiles con una app de cuentos personalizados.

Respecto al primer cuento de la serie «La isla de las tortugas» pensé - si hay «Batman begins», y toda una serie de películas donde cuentan cómo empezó la historia de esos súper héroes, yo también tendría que empezar por cómo Yuri conoce a El Calamar Volador.  Al volver de pasar unos días en la costa mediterránea, y observar que año tras año las playas están cada vez más sucias, decidí que Yuri rescataría a El Calamar Volador en una playa cubierta de basura y así sería nuestro «Yuri y el Calamar Volador ‘begins’» 

2. ¿Para qué edad crees que es adecuada la app? 

Sinceramente no lo tengo claro. Yo diría que de 2 a 6 años. Pero ahora que la app ya está disponible, estamos conociendo a muchos padres y educadores y pronto sabremos mejor qué niños responden mejor con nuestras historias. 

3. ¿Qué crees que diferencia a esta app de otras apps infantiles? 

Yo creo que un conjunto de varios aspectos:

Por un lado nuestras ilustraciones tienen un aspecto artesanal con elaborados fondos que se diferencia de la mayoría de apps y series de dibujos infantiles donde suelen primar colores planos con fondos muy simples, muchas veces realizados en 3d o con programas de dibujo vectorial.

También la sencilla manera en la que permitimos a los niños personalizar el héroe de la historia y que todo el cuento, incluido las animaciones y nombre, se actualicen con sus selecciones, es muy atractiva para los niños y padres.


La posibilidad de que los padres, y sobre todo los niños graben la narración y se escuchen contando el cuento está siendo una cualidad que está encantando. Esta característica ya está presente en otras aplicaciones, pero creo que la combinación de todos estos factores en una sola app, creo que nos diferencia del resto.

Igualmente destacar que hemos cuidado muchísimo el diseño de sonido y música. Todo el cuento tiene bella música compuesta para cada página por el músico holandés Martijn de Man, con el que llevo colaborando muchos años y que hace la música de mis cortometrajes.  Los efectos de sonido son viento, sonido del mar, incluso sonidos originales de tortugas de las Islas Vírgenes.

Estoy acostumbrado a acabar con la cabeza como un bombo después de pasar una hora en la misma habitación con mi hijo mientras ve dibujos animados que en muchas ocasiones no hacen nada más que gritar con músicas y voces que aunque pretenden ser alegres, como adulto personalmente me sacan de mis casillas. Quizás por eso he optado por hacer una aplicación que busca ser un remanso de tranquilidad en esta jungla de ruidos y sobre estimulación. Sinceramente espero que promueva una experiencia calmada y relajada, porque pienso que los niños también necesitan esos momentos y esta filosofía probablemente nos diferencie de muchas otras apps. 

4. ¿Nos podrías hablar un poco de las ilustraciones de la historia? 

Las ilustraciones están realizadas a lápiz y carboncillo por mi madre, Sol Frías (artistas plástica). Está todo dibujado por capas; fondos por una parte, personajes por otro lado, ropa y estilos de pelo por otro lado. Mi madre escanea las ilustraciones y me las manda por email. Entonces yo las coloreo digitalmente en photoshop y añado texturas de pintura sobre lienzo que mi madre realizó y fotografió en su estudio. Finalmente separo todos los elementos y creo las animaciones. El color de la piel del niño y de la ropa es añadido posteriormente por la app.





5. Además de la historia ¿la aplicación incluye algún tipo Guía para padres u otras actividades para enriquecerla? 

Sí, como padre me parece que es muy importante mantener un diálogo entre el niño, niña y el padre/madre/educador. En nuestra app hemos añadido sugerencias y preguntas para que los padres/educadores puedan hacer a los niños en cada página. Las preguntas son muy variadas y esperan crear conversaciones divertidas, importantes y a veces complicadas con los niños. Espero que con el tiempo, los padres se animen y me envíen nuevas preguntas para seguir ampliando y mejorando la aplicación.

A modo de curiosidad, cuando le pregunté a mi hijo una de las preguntas de la página 14 «Cuando has terminado de comer una piruleta, ¿qué haces con el palito?», su respuesta fue. «Me lo guardo en el bolsillo para llevarlo a casa y jugar con él».

No es la respuesta que esperaba, pero me encantó. Ese tipo de interacción me gustaría que otros padres puedan tener con sus hijos gracias a nuestros cuentos. Los niños tienen una visión fascinante del mundo de la que tendríamos que aprender. Quizás deberíamos jugar más con los palitos de las piruletas.

También como el tema del primer cuanto es la ecología, damos consejos a los padres sobre manualidades o métodos de reciclaje. Finalmente añadimos un mini juego educativo donde los niños tienen que limpiar una playa mediante secuencias de objetos.



6. ¿De qué forma pueden interactuar los niños y niñas con esta app? 

Aquí he sido un poco radical y en nuestra aplicación he intentado volver al concepto de libro clásico en papel. Desde el principio tenía claro que no quería añadir interacciones en el cuento. Quería utilizar la interacción de una manera más sutil.

A pesar de que hay algunas aplicaciones buenísimas que incorporan fantásticamente elementos de interacción en cuentos infantiles, en mi propia experiencia y tras varios estudios que he leído sobre tecnología y educación infantil, creo que la mayoría de las veces las interacciones en los cuentos distraen y dificultan el aprendizaje de los valores que el cuento intenta transmitir.

Yo lo he comprobado con mi propio hijo. En algunas aplicaciones de cuentos infantiles, en lo único que se centraba mi hijo era en intentar tocar todas las partes de la pantalla para descubrir lo que iba a pasar, pero no se centraba en el vocabulario o la historia, y a su vez rápidamente se aburría. Al final me parece que en esos casos era una experiencia muy superficial sin ningún tipo de inmersión y aprendizaje.

Esta es nuestra primera aplicación y seguro que estamos cometiendo errores que espero vayamos corrigiendo, pero en nuestro caso opté por permitir sólo una interacción inicial, donde el niño seleccione su personaje, o incluso grabe su propia narración (un aspecto que me encanta es que aunque los niños no sepan leer, al ver las imágenes pueden inventarse una historia completamente distinta y grabar su propia versión, seguro que mejor que la que yo he escrito).

Pero una vez que empiezan a leer/escuchar el cuento, no existe interacción en las páginas. Me interesa que la interacción sea más social, donde el padre/hijo hablen, comenten, y la interacción tecnológica se limite a pasar páginas, silenciar la música o cambiar el lenguaje de español a inglés.

Nuestra aplicación requiere algo más esfuerzo por parte del padre o educador, ya que para sacar el mayor provecho pienso que la deberían usar juntos, pero creo haciéndolo tendrán su recompensa. 

7. Y ya por último, ¿crees que algún día las apps sustituirán a los libros infantiles? 

Esperemos que no. Eso sería una tragedia. Yo creo que son dos medios complementarios. Por mi parte estoy añadiendo mi granito de arena para intentar conseguir la mejor adaptación del concepto de cuento infantil ilustrado a las nuevas tecnologías.

Con nuestras aplicaciones mejoramos algunos aspectos respecto a los libros infantiles en formato libro, como por ejemplo añadir sonido o personalización del personaje, pero también se pierden otras. La belleza de un cuento ilustrado en papel tiene algo especial y además si al niño se le cae el libro no es como si se le cae el iPad ¿no?.

Pienso que si el contenido es bueno, y fomenta una experiencia rica, cualquier medio es bueno, por lo que los libros infantiles tradicionales no se perderán nunca.

Ahora los libros en papel para adultos… eso ya no lo tengo tan claro.

2 comentarios:

Marta M. dijo...

Hola. esta serie de cuentos personalizados "Yuri y El Calamar Volador" son una buena opción para acercar a los peques a la literatura. Me gustó mucho conocer a Iván. Es super creativo.

Jose Manuel Hernandez Farias dijo...

me párese bien que haya personas como Iván Cortazár por qué son creativo e expresivos ala hora de realizar su trabajo que para el es hacer el cuento llamado: Yuri y el calamar volador, son cuentos que a todos nos llama la atención pero mas a los niños tal vez por los dibujos o el contenido. Es algo bonito leer yo los invito a serlo aprenderás mucho le la lectura.